miércoles, 1 de diciembre de 2010

SINDROME PREMENSTRUAL

Hay momentos en que la mujer está en un periodo muy especial de gran susceptibilidad emocional, que no sabe lo que le pasa, acompañado de cambios de humor exagerados como irritabilidad, ansiedad, depresión
.
 Emocionalmente: Su autoestima baja considerablemente, distorsionando su autoimagen a extremos poco reales. Perdiendo confianza en sí misma.
Aumento de peso (2 a 3 kg). Hinchazón de mamas con hipersensibilidad, a menudo doloroso (mastitis). Mareos, desmayos, palpitaciones, náuseas, sudores.
 Manchas, aparición de eczemas y acné en la piel de la cara y espalda, forúnculos.
 Apetencias de alimentos dulces (nos comeríamos todo) .

"Nadie me entiende", "nadie me quiere", "no sirvo para nada, "soy tan fea, tan gorda quien se va a fijar en mi". Son algunas frases que nos caracterizan. Solo nosotras nos entendemos para los hombres somos un mundo inexplicable. "¿Que bicho le pico a esta mujer?.” 

Y de la misma forma que viene, el SPM se va, dejando huellas a su paso.
El proceso fisiológico hormonal influye en forma decisiva en la vida anímica de la mujer.

El Síndrome Pre-Menstrual (S.P.M.) es la aparición regular de síntomas físicos y/o psíquicos en la fase post-ovulatoria del ciclo menstrual numerosos estudios clínicos han identificado unos ciento cincuenta síntomas. 

El S. P. M. Puede entonces aparecer con uno o varios de éstos síntomas teniendo como común denominador la TENSIÓN mental y emocional. Los tratamientos serán diferentes e individualizados según las molestias de la sintomatología, pero hay que pensar que si la eliminamos con analgésicos desaparecerá localmente el conflicto sintomático, pero al mes siguiente... regresará. 

Las Medicinas Naturales resultan clínicamente las mejores aliadas de las mujeres tanto para aliviar el S.P.M. como para regularizar las fechas de su ciclo, desbloqueando de manera natural los procesos hormonales.

Las esencias florales como medicina vibracional nos permiten tomar conciencia de aquellos temas que son la causa de esos síntomas tan molestos, como el sentimiento de rechazo y resentimiento por la feminidad, las culpas y temores por no poder integrar la vida laboral con tareas familiares y domésticas; las ideas sucias o pecaminosas sobre sus genitales, aversión a su cuerpo, posesividad, enfado consigo misma etc.

Estos patrones de pensamiento y sentimientos íntimos tan rígidos sobre la condición femenina deben ser combinados por estructuras y pautas más abiertas, flexibles y positivas.

El descanso y la dedicación del tiempo a intereses personales son también condiciones que crean una atmósfera de apoyo. Los estados emocionales de tensión (stress, miedos, irritación, ira, etc.) pueden ser tratados con los diferentes Sistemas Florales, y en forma general demostraron clínicamente sus virtudes las siguientes esencias. 

Bach: Mustard, Star of Bethlehem, Scleranthus,  Chicory, Impatiens..

Pero recuerde que las esencias aquí escritas son en forma general.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada