miércoles, 30 de octubre de 2013

CORTANDO ATADURAS

Todos tenemos la oportunidad de cortar las ataduras que nos impiden seguir avanzando en nuestro camino.
Cortar es liberar la energía estancada en nuestros cuerpos, por no haber sabido manejar nuestras emociones.

La técnica que os doy a conocer  la desarrollo Phyllis Cristal.

Ella propone que utilicemos varios símbolos para sacar la información de nuestro subconsciente, el cual es como nuestro disco duro donde está grabado todo lo que hemos vivido.

Lo vamos a bombardear por medio de símbolos, ya que subconsciente no entiende palabras.

Con una sencilla meditación iremos sacando a flote, toda esta energía que han formado lazos y ataduras.

Se trabaja durante catorce días  con estos símbolos, en caso de no practicar la meditación durante un día, en realidad no pasa nada, pero es recomendable meditar durante los catorce días, dos veces al día para que sea más contundente, pues es lo que tarda el subconsciente en asimilar esta información y, a nivel psíquico, es lo que tardan las capas astrales en salir a la superficie.

No hay que temer este trabajo pues solo se liberan lazos o ataduras negativas.


MEDITACIÓN DEL OCHO


Durante catorce días dos veces al día se debe hacer esta meditación, o visualización que se realiza de la siguiente manera:

Trata de ponerte lo más cómodo posible y respira profundamente para que puedas relajarte y entrar en el nivel alpha.

Este es un estado  muy relajado, pero consciente, también llamado (estado de meditación).
Cierra los ojos e imagina o visualiza, en el suelo, un circulo dorado tan ancho como tus brazos extendidos, cuando lo tengas, te colocas dentro de él.

Desde allí, imagina o visualiza otro círculo de las mismas dimensiones sobre el suelo frente a ti.
Cuando lo tengas fijo en tu mente, tráelo, si es una persona, di su nombre mentalmente y visualízalo, en el círculo dorado frente a ti.

Si estas cortando con alguna emoción, enfermedad, lugar o cosa, pon mentalmente en un rotulo con el nombre en la plataforma opuesta.

Ahora, siente como vas acercando los círculos y, cuando se toquen ligeramente, imagina un muro de llama violeta transparente entre los dos.


Enseguida, imagina como de tu lado derecho fluye una luz azul neón que rodea la plataforma haciendo la figura del ocho o del infinito, uniendo así las dos plataformas.

Si puedes mantén durante dos minutos esta visualización (figura del ocho)






Ya que sirve para separar toda la energía que has invertido en esa persona o cosa y que está retornando a ti posteriormente, recorre tu cuerpo, pon atención a cualquier sensación o molestia y anota, día a día, lo que vayas sintiendo.

Tu cuerpo te dirá donde se encuentran las ataduras, esta información te servirá para el día de tu corte.
Durante estos catorce días, saldrán a la superficie todas las ataduras y capas.

Si puedes, es preferible que medites cuando te levantes y cuando te vayas a dormir.

Esto se debe a que en dichas horas estamos en estado alpha natural.

Nunca te quedes con ninguna molestia física.

Dale las gracias a tu cuerpo por avisarte de los lazos y saca esa molestia con luz blanca, desde tu cabeza, hasta las plantas de tus pies, y lánzala al centro de la tierra. No te preocupes porque allí se trasmutara.
Se muy observador de todo lo que pase en esos días.

Recuerda que estas moviendo energía, y el trabajo es muy duro.

Cuando los cortes son muy fuertes, es aconsejable hacer un corte intermedio: corta a la mitad de los catorce días  pero por favor, terminan los días que falten, es decir, si cortaste a los siete días termina tus siete días restantes y vuelve a cortar.

Si, por, ejemplo decides cortar con el miedo, de repente vas a empezar a ver miedo por todas partes: en el cine, en la televisión, te puede llamar alguien para hablarte de sus miedos, tú mismo puedes sentir más miedo de lo normal, etc.

Pero no debes involucrarte, déjalo pasar, ya que es parte del trabajo que estas realizando.
Por ejemplo, en un corte con  la ira, recuerda que estás haciendo un trabajo energético y que toda la energía de ira sale a flote.

Somos imanes y estás viendo, en ti y en tu exterior, lo que representa la ira.
Analiza las partes del cuerpo que te indiquen alguna sensación y busca que significa cada una, pues esto te habla de porque te engañaste en este lugar.

Si tienes algún sueño que parece de otra vida, es tu subconsciente que te revela otra encarnación.
Si no puedes concentrarte o tu mente empieza a vagar, continua con tus meditaciones, estas evadiéndote.
Generalmente, cuando empezamos un corte el subconsciente nos trata de boicotear, o nos quedamos dormidos.

Es como si esa energía nos dijera: ¿Por qué me quieres sacar de aquí?
Llevamos tanto tiempo juntos y yo estoy muy feliz unido a ti.


¡Felicidades! Has comenzado esta maravillosa aventura de liberación y conocimiento de ti mismo.


EXPLICACIÓN DE LOS SÍMBOLOS


El círculo dorado representa nuestro espacio vital; cuando te encuentres ahí te vas a sentir totalmente protegido.

Cuando por ejemplo  la persona a sido agredida o golpeada, cuando esta persona pone al agresor enfrente, durante los catorce días, le puede dar miedo de que ésta invada su espacio.

Sin embargo, el subconsciente va a entender que nada  ni  nadie puede entrar ahí; se sentirá protegido.

En cuanto al color, el dorado  es un color de sensación.

La llama violeta sirve para transmutar o reciclar energía y, al final, cuando cortemos, hay se quemara toda la basura que nos quitemos.

También sirve para protegerse de la persona o emoción con la que se está cortando.

Y, finalmente, la figura del ocho o infinito evita invadir el espacio de otra persona y permite que toda la energía o carga emocional que se ha depositado en algo o alguien retorne a ti.

Para no volver a engancharse después de un corte, se recomienda hacer el ocho mentalmente cuando sea necesario.

CORTE FINAL DE LOS LAZOS KARMICOS


Al terminar los catorce días de la meditación del ocho, se inicia la meditación final de la siguiente manera:
Relájate, entra en estado alpha respirando profundamente y visualiza, en el suelo un círculo dorado tan ancho como tus brazos extendidos.

Cuando lo tengas, sitúate en él y, desde allí, imagina o visualiza otro circulo de las mismas dimensiones enfrente del tuyo.

Cuando lo tengas fijo en tu mente, trae a la persona  o rotulo con el cual estas cortando.

Ahora siente como los dos círculos se van acercando y, cuando se toquen ligeramente, como aparece una llama violeta trasparente entre los dos; empieza hacer la figura del ocho o del infinito de la misma manera  que lo has venido haciendo.

De nuevo trata de, trata de mantener el ocho durante un par de minutos  para separar las energías.

Después de estos catorce días de preparación, el cuerpo te debió indicar donde se encuentra las ataduras por ejemplo en la espalda, la garganta, etc., que empezaras a contar una por una, si necesitas ayuda, invita a un ser de luz (tu ángel  de luz, guía, protector) de lo contrario hazlo tú mismo y pide a tu ser superior que te indique el instrumento o los instrumentos (tijeras, espada, cuchillos) con los que cortaras estas capas, lazos etc...

Recorre todo tu cuerpo y ve tirando dentro de tu círculo dorado los lazos o ataduras que vayas cortando.

Mientras  lo vas haciendo, automáticamente, se va cortando del lado dela otra persona, emoción  o cosa con la que estés trabajando.

Cuando sientas que ya has cortado absolutamente todo, recuerda que la intención es muy importante; limpia bien tu plataforma y tira en la llama violeta, todo lo que cortaste.

Si necesitas algún instrumento o herramienta (como una pala, escoba, etc ) úsala, hasta que tu plataforma quede perfectamente limpia; lanza también la herramienta  al fuego.

Lo que estás haciendo es reciclar o trasmutar toda tu energía mal calificada.

Cuando termines, despídete de la persona dándole las gracias por las lecciones aprendidas e imagina como se retira de su plataforma.

Si es el caso, tira al fuego el letrero y observa hasta que se acabe de quemar.

Por medio de una espiral violeta, que sube y baja por todo tu cuerpo, recupera esta energía reciclad y califícala con lo contrario, por ejemplo, miedo con valor o confianza y, si es una persona, recupera la energía con la que carezca  la relación, por ejemplo, odio por amor o resentimiento por perdón.

Esto hace que tus moléculas se impregnen con la cualidad que escogiste.

Cuando finalices, da las gracias a los seres de luz que te a acompañaron, silo crees necesario, y respira muy profundamente para que vayas regresando a tu cuerpo.

Cuando estés listo, abre los ojos.

De ser posible, no comentes la experiencia para que el subconsciente pueda asimilarla.

Se mueven muchas cosas, y por tanto es una experiencia fuerte.

Es muy probable que después de un corte te sientas cansado, dolorido e incluso un poco bajo de energía, así, de modo que hay que dejar pasar uno o dos días para que se estabilice.

Si no estás muy cansado al día siguiente puedes empezar un nuevo corte.

Escuchemos a nuestro cuerpo, ya que  es muy sabio.

He observado que a los pocos días del corte se puede producir lo que se  llama (una comprobación) es decir, una pequeña prueba de lo que cortaste para comprobar que efectivamente has liberado tus ataduras.

Por ejemplo, si cortaste con el miedo se te presentara algo que te cause miedo.

Se consciente de que es tu prueba final y no te vuelvas a enganchar.

Actúa como observador  y, si te es muy difícil haz la figura del ocho durante unos segundos.

Usa la figura del 8 cada vez que sientas que te vas a enganchar a nivel emocional con algo o alguien, pues es absolutamente mágico.

Después de veinticinco cortes, es decir, de un año de trabajo, puedes hacer cortes de siete días, aunque siempre habrá cortes de catorce, dependiendo de la intensidad de la emoción.

Esto se debe a que en ese año creamos un momento, es decir, la energía se maneja por inercia y tu intención ya esta tan dirigida a liberarte que es más fácil hacerlo.

El subconsciente está más preparado para liberar y responde más rápido, se vuelve más dócil; reducimos el tiempo porque cada veces mas fácil resolver; el cuerpo emocional cada vez tiene más luz, le vas quitando capas y todo va fluyendo mejor.

Como no todos tenemos la capacidad de ver los lazos, te pido que, conforme pasen los catorce días de trabajo, vayas apuntando todo  lo que sientas en tu cuerpo físico.

Por ejemplo: punzadas en el brazo, dolor en alguna parte etc. eso te indica donde están las ataduras.
También puede suceder que durante la meditación del ocho no sientas nada en el cuerpo, puesto que cada ser humano es un ser individual y diferente.

Tal vez en tus primeros cortes no percibas nada.

No te preocupes, esto no quiere decir que no esté funcionando.

Continua trabajando y el día del corte confía solo en que todo se cortara, pídelo y, para estar más seguro, solicita que al final un rayo láser destruya  todo lo que no hayas percibido.

ADIÓS A LAS ENFERMEDADES


Puedes cortar lo que quieras, por ejemplo, con las enfermedades.

Lo único que hay que hacer es poner en la plataforma de enfrente el nombre de la enfermedad.

Al hacer un corte, hay que ser muy específico, pues estamos trabajando con energía, en general si no eliminamos la causa la enfermedad se volverá a manifestar.

Es importantísimo en que parte del cuerpo están los lazos.

Esto nos indicara que sentimientos nos ataron a esa persona, lugar o situación.

Por ejemplo los hombros significa dependencia, así como lo que cargamos; las rodillas, la flexibilidad, orgullo y ego; la boca comunicación etc.

COMO CORTAR PERSONAS


Para no generar los lazos nuevamente con alguien con quien cortamos, se recomienda que, cuando sientas que te vas a enganchar, hagas mentalmente la figura del 8 con esa persona, ya que con esto le devuelves su energía y tú, te quedas con la tuya.

La forma en que nos damos cuenta de que un corte no fue suficiente es que, al ver a la persona o la situación, todavía sentimos una carga emocional negativa; esto es lo que nos va a dar la pauta para hacer otro corte.

Hay lazos familiares que es muy sano cortar.

Es muy recomendable cortar con cada miembro de la familia, esto se debe a que, generalmente, traemos a cada persona de diferentes vidas, aunque tal vez en una estuvieron todos reunidos, por eso es karma familiar, pero con dada uno de ellos tenemos un trato diferente, una historia distinta.

Tal vez con unos tengamos más lazos que con otros, no hacer cortes colectivos, pues no tienen el mismo resultado.

Cada persona necesita su periodo de catorce días.

A veces en los cortes familiares sentimos temor o incomodidad porque nos cuesta soltar un   apego y tenemos miedo a lo desconocido, a que tal vez nos dejen de querer.

En varios casos, con parejas, después del corte se termina el matrimonio.

Esto indica que lo que les unía era  karma.

Cuando hay lazos de amor, son imposibles de cortar, pues son eternos.

Al cortar con alguien que ya murió se está liberando a  esa persona, aunque este en otro plano, y si en alguna vida se vuelve a encontrar, va a ser con libertad y sin esa carga negativa.

A los niños se les puede enseñar a cortar, a excepción de  sus padres.

Los niños necesitan los lazos con sus progenitores hasta que cumplen catorce años, porque hasta que cumplen esa edad se están formando sus cuerpos energéticos.

Aparte de eso pueden cortar con otros temas que ellos elijan. 

Recuerda, después de los catorce días, hacer el corte final, pues si un corte se deja abierto, se mueve mucha energía y, como somos imanes, atraemos esas experiencias a nuestro vivir diario.

Una persona estaba cortando con el sobrepeso, pues siempre tuvo  problema con él, y se le olvido hacer el corte final.

El resultado fue que empezó aumentar de peso nuevamente.

El gran beneficio de los cortes es viajar más ligero por la vida.

Cada vez te vas a enganchar menos al aspecto negativo de la gente
.
Hay personas que incluso cambian físicamente, parecen más jóvenes, luminosas y subida se vuelve tranquila, menos complicada.

Viven el aquí y ahora en armonía con su entorno.


Espero que os sea de ayuda.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada