miércoles, 30 de octubre de 2013

ROMPIENDO LAZOS

Las personas que han alcanzado un cierto nivel de desarrollo espiritual aseguran que en nuestro interior está ya todo el conocimiento, no un conocimiento aprendido desde la mente racional, si no de la misma manera que una semilla alberga en su interior todo lo necesario para convertirse  en un gran árbol.

Así pues nuestra labor consiste por una parte, en ser conscientes de este potencial que ya  somos, y por otra, en deshacernos de los condicionamientos que  nos  atrapan y nos mantienen cerrados en los mismos pensamientos y emociones recurrentes que nos llevan a repetir y repetir  siempre lo mismo.

A través de la técnica de la  visualización, podemos trabajar durante 14 días  sobre un tema concreto que hayamos elegido.

Estamos enviando a través de imágenes, que es el lenguaje del inconsciente, un mensaje que facilita que emerja del fondo lo que está guardado y que atañe al tema elegido.

Por ejemplo una persona puede decidir cortar con su agresividad.

Otro factor importante es la liberación de energía  retenida que retorna transmutada a nuestro campo energético.

Una de las claves del trabajo es precisamente la liberación de energía densa que no nos permite expresarnos libremente.


Esta liberación alimenta la potencia de la capacidad antes mencionada de estar presentes, de darnos cuenta y por lo tanto nos facilita la toma de decisiones desde la autenticidad que somos y no desde los miedos y los condicionamientos adquiridos.

Cada dolor emocional que experimentas deja tras de sí un residuo de sufrimiento que vive en ti. Se mezcla con el dolor del pasado que ya estaba allí alojándose en tu cuerpo y en tu mente. Este dolor acumulado  es un campo de energía negativa.

Está claro que cuando nos adentramos  en aspectos de nuestro inconsciente que forman parte del núcleo de nuestro dolor, seguramente tendremos que tener paciencia y repetir el ejercicio más de una vez, para permitir que capas más profundas lleguen a la superficie de nuestra consciencia.

El viaje no está exento de tramos difíciles de atravesar, uno nunca sabe cómo va  resultar la experiencia de un corte.


Un corte puede provocar serenidad, una mayor visión global y un entendimiento emocional de lo que se está trabajando y liberar energía bloqueada.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada